Portada
Casos Clínicos
Artículos Científicos
Monografías
Técnicas Clínicas
Revisión de Literatura
Banco de pruebas
Formación Continuada
Listado Cursos
mainmenu
pruebaanimada.gif
Buscar
¿Quienes somos?
Preguntas frecuentes
Nombre de usuario

Contraseña

Recordarme
Olvidó su contraseña?
Nuevo usuario? Regístrese aquí
 
Lo más reciente
Imprimir E-mail


Forero M, Rovira M. Reconstrucción con sobreincrustación de composite de un primer molar inferior endodonciado. Rev Oper Dent Endod 2005;5:6

Reconstrucción con sobreincrustación de composite de un primer molar inferior endodonciado.

Mercedes Forero*
Marc Rovira**

* Alumno de Máster de Estética Dental
** Profesor Asociado del Máster de Estética Dental
 
Universitat Internacional de Catalunya
Barcelona,España



Los dientes posteriores endodonciados deben ser restaurados de manera tal que las cúspides queden recubiertas o protegidas. Hablamos por ello de Recubrimiento Cuspídeo. Esto se debe a que los dientes quedan de alguna manera debilitados después del tratamiento endodóntico, sobretodo si la caries preexistente ocasionó daños severos a la estructura dentaria. Usualmente se realizan coronas de recubrimiento total en este tipo de dientes, más sin embargo, cuando el diente está prácticamente completo, se puede realizar una reconstrucción del mismo mediante la colocación de Incrustaciones de composite, para evitar el desgaste innecesario de la estructura dental remanente que se encuentra sana. Uno de los problemas de las reconstrucciones directas con composite radica en la contracción de polimerización, que se obvia en este caso, al ser una técnica indirecta. Asimismo, al polimerizar el composite fuera de la boca, podemos hacerlo en condiciones de calor y presión que mejoran notablemente las propiedades físicas de este material respecto al c0omposite fotopolimerizado directamente en boca. Recordemos que la conversión del composite cuando se trata con luz, calor y presión se acerca mucho al 100%, mientras en la boca raramente llegamos al 90%. Recordemos que conversión es el porcentaje de material que fotopolimeriza, y cuanto mayor sea, más cerca estaresmo de las mejores propiedades físicas que puede tener el material.Esta técnica necesita más de una visita al odontólogo por parte del paciente,pero esto se ve compensado por la mejora de las propiedades físicas y estéticas, lo que nos asegura resultados funcionales y estéticos satisfactorios.

Presentamos el caso de una paciente de 22 años de edad, que acude al Master de Estética de la Universidad Internacional de Cataluña referida del Master de Endodoncia de la entidad antes mencionada. No tiene ningún antecedente personal ni familiar de interés, así como tampoco tomaba ninguna  medicación para el momento de la visita. Se presentó asintomática.

Se le realizó un examen clínico intraoral completo. El sondaje del diente 36 reveló niveles normales y sin sangrado. Se le tomó una radiografía de aleta de mordida, donde se observó el diente 36 con la endodoncia realizada y con un material de obturación, que clínicamente se correspondía con un CAVIT® (3M-Espe, Seifeld, Alemania). El ligamento periodontal se observó normal, así como también el nivel del hueso interproximal. Se le hicieron pruebas de percusión las cuales resultaron negativas. Se le tomaron fotografías iniciales.

Image
Fig. 1 Radiografía de aleta de mordida

Image
Fig. 2 Fotografía inicial


Se advirtió a la paciente la conveniencia de realizar una restauración 9ndirecta de recubrimiento cuspídeo, pensando que una sobreincrustación u overlay sería la restauración ideal. Aceptado el plan de tratamiento y presupuesto por la paciente, procedimos a llevarlo a cabo.

En una primera visita se eliminó el material de obturación provisional. Nos aseguramos de que el piso de la cámara pulpar estuviera obturado con un composite fluido, para garantizar que la entrada de los conductos estuviera cerrada y así evitar la contaminación de los mismos. Recordemos que una exposición de la gutapercha al medio oral de entre una semana a un mes, obliga a repetir el tratamiento de conductos, dado el alto riesgo de contamienación por vía coronaria.

Se realizó el tallado para la incrustación. Se tallaron las cúspides, con un desgaste de 2mm en toda su extensión. Se realizaron cuatro cajones, uno mesial, uno distal, uno vestibular y uno lingual, con el fin de dar a la incrustación un efecto de anti-rotación, para facilitar el aislamiento al momento de cementar la incrustación y para reproducir los puntos de contacto con la incrustación. Se redondearon los ángulos, de manera de no dar cabida a ángulos rectos que puedan fracturar la restauración una vez cementada por las fuerzas oclusales que sobre ella se producirán. Se chequeó el tallado, con una vista lateral de la mordida de la paciente. Una vez obtenido el tallado correcto, se procedió a tomar una impresión con una cubeta de doble impresión, con Aquasil® (Denstply, Constanza, Alemania) , un material de impresión que combina el alto poder hidrofílico y el tiempo de trabajo del poliéter, con la exactitud y la estabilidad dimensional de un polivinilsiloxano. Se esperaron 2 horas para su vaciado.

Image
Fig. 3. Vista oclusal del tallado. Se aprecia el fondo de composite fluido sobre la gutapercha en el suelo cameral.

Image
Fig. 4. Vista lateral vestibular del tallado


Una vez obtenido el modelo de trabajo, se troqueló, para obtener el muñón individual del diente a restaurar. Se le colocó separador a la cavidad tallada, y se procedió a realizar la incrustación con composite Glacier®, de la casa comercial SDI. Se utilizó una dentina color A2 y A3, y un esmalte A1, de acuerdo con la toma de color previamente realizada, además de tintes de color ocre para las fisuras. La incrustación se hizo colocando capas de composite de aproximadamente 2mm., y fotopolimerizado cada una con una lámpara de fotopolimerización LED Freelight® (3M ESPE® Seifeld, Alemania).

Image
Fig. 5. Modelo de trabajo, vista oclusal

Image
Fig. 6. Modelo de trabajo, vista vestibular


En la cita siguiente, se eliminó el material provisional de Fermit®( Ivoclar, Schaan, Liechtenstein), y se procedió a colocar un aislamiento absoluto de los dientes 35,36 y 37, con dique de goma. Se limpió y preparó la superficie de adhesión con una chorreadora COJET® (3M ESPE®), Seifeld, Alemania) y con un polvo de partículas de aluminio de 30μm, tanto en el fondo de la cavidad donde estaba el composite fluido, como en la parte interna de la incrustación. Esto con el fin de eliminar la capa superficial del composite y así asegurar la adhesión de la restauración al diente. Las partículas Cojet tienen, a diferencia de las pártículas de óxido de alumnio convencionales, un recubrimiento de silano que, en teoría, permite preparar mejor la superficie para una buena adhesión.

Image
Fig. 7. Aislamiento absoluto con dique de goma

Se lavó y secó la cavidad para eliminar los restos de óxido de aluminio dejados por la chorreadora. A la incrustación se le colocó ácido ortofosfórico al 37% para limpiar su superficie interna y luego un silano Monobond-S® (Ivoclar VIvadent®) durante 1 minuto. El silano es un agente acoplador que permite la unión química del composite con el cemento resinoso utilzado. Mientras tanto se colocó ácido ortofosfórico al 37% en la preparación del 36, durante 30 segundos. Se utilizó un adhesivo dual Excite® (Ivoclar Vivadent®), tanto en la preparación como en la incrustación. Se aplicó un muy suave chorro de aire para evaporar el solvente, y se fotopolimerizó durante 20 segundos.

Image
Fig. 8. Grabado ácido


Se utilizó un cemento dual Variolink® (Ivoclar Vivadent®) de color transparente. Se mezclaron la base y el catalizador, y con una espátula de plástico se colocó en la parte interna de la incrustación, y se llevó a boca. Se colocó un ultrasonido sin agua, para asegurar el buen flujo del cemento y adecuada adaptación de la incrustación, y se fotopolimerizó durante 5 segundos. Se eliminaron los excesos de cemento, se pasó seda dental a nivel interproximal, y se procedió a fotopolimerizar cada cara del diente durante 40 segundos. Se colocó un composite fluido de color A2 en la interfase, para disimularla, ya que aunque sea un diente posterior, es importante que no se haga notable clínicamente.
Image
Fig. 9. Cementado

Se chequeó la oclusión, haciendo ajustes con fresas de diamante fino en forma de llama. Se continuó con el pulido de la restauración, con cepillos Astrobrush® (Ivoclar Vivadent®). Se citó a la paciente a la paciente para tomar la radiografía final y hacer un control de la restauración.
Image
Fig. 10. Control de la oclusión


Las incrustaciones de composite resultan ser un tipo de restauración conveniente para recubrimiento cuspídeo de dientes endodonciados. Es una restauración en la que no es necesario el desgaste excesivo del tejido dental remanente, es relativamente económica, y no es necesaria la dependencia de un técnico protésico. La paciente quedó muy satisfecha, tanto por el resultado final estético de la restauración, como con el corto tiempo empleado para restaurar su diente.
< Anterior   Siguiente >
Estáis conectados:
Tenemos 16 visitantes en línea
PROGRAMAS ONLINE
Máster en Endodoncia OL
Diploma en Endodoncia OL
Máster en Estética OL
Diploma en Estética OL
MÁSTER PRESENCIAL
Odontología Estética
Endodoncia
Implantología
Odontopediatría
Ortodoncia
Periodoncia
Prostodoncia
Investigación
pruebaanimada.gif
Video del mes