Portada arrow Revisión de Literatura arrow PERIODONCIA: Importancia del control de placa en las manifestaciones gingivales del embarazo. A prop
 
Portada
Casos Clínicos
Artículos Científicos
Monografías
Técnicas Clínicas
Revisión de Literatura
Banco de pruebas
Formación Continuada
Listado Cursos
mainmenu
invitados0607.gif
Buscar
¿Quienes somos?
Preguntas frecuentes
 
PERIODONCIA: Importancia del control de placa en las manifestaciones gingivales del embarazo. A prop Imprimir E-mail



Importancia del control de placa en las manifestaciones gingivales del embarazo. A propósito de un caso


Los cambios gingivales en el embarazo fueron ya descritos a finales de siglo XIX aún sin conocer los cambios hormonales que se producían.
Durante el embarazo, hay un aumento importante de progesterona y estrógenos. Estas alteraciones hormonales inducen cambios en la permeabilidad vascular produciendo edema gingival y una respuesta inflamatoria aumentada sobre la placa bacteriana. La microbiota subgingival se modifica habiendo un aumento importante de Prevotella Intermedia, y la enfermedad periodontal preexistente puede aumentar su severidad.
El embarazo en sí mismo no produce alteraciones gingivales, es necesaria la presencia de factores irritantes locales y placa. Entre las alteraciones más frecuentes encontramos agrandamientos gingivales generalizados y o la aparición de épulis o tumor del embarazo.
El caso clínico que se presenta muestra los efectos que un mal control de placa puede tener en una paciente con un granuloma del embarazo y agrandamientos gingivales que se eliminaron mediante gingivectomía a bisel externo.


Traveria S, Vicario M, Violant D, Vives T, Santos A. Importancia del control de placa en las manifestaciones gingivales del embarazo. A propósito de un caso.Rev Oper Dent Endod 2007;5:80


Importancia del control de placa en las manifestaciones gingivales del embarazo. A propósito de un caso


Traveria Comellas S *
Vicario Juan M **
Violant Holz  D **
Vives Bonet T **
Dr. Santos Alemany A ***
 
*Alumna Máster de Periodoncia
** Profesor Asociado del Máster de Periodoncia  
*** Profesor y director del Máster de Periodoncia

Universitat Internacional de Catalunya
Barcelona, España

RESUMEN

Los cambios gingivales en el embarazo fueron ya descritos a finales de siglo XIX aún sin conocer los cambios hormonales que se producían.
Durante el embarazo, hay un aumento importante de progesterona y estrógenos. Estas alteraciones hormonales inducen cambios en la permeabilidad vascular produciendo edema gingival y una respuesta inflamatoria aumentada sobre la placa bacteriana. La microbiota subgingival se modifica habiendo un aumento importante de Prevotella Intermedia, y la enfermedad periodontal preexistente puede aumentar su severidad.
El embarazo en sí mismo no produce alteraciones gingivales, es necesaria la presencia de factores irritantes locales y placa. Entre las alteraciones más frecuentes encontramos agrandamientos gingivales generalizados y o la aparición de épulis o tumor del embarazo.
El caso clínico que se presenta muestra los efectos que un mal control de placa puede tener en una paciente con un granuloma del embarazo y agrandamientos gingivales que se eliminaron mediante gingivectomía a bisel externo.



MARCO TEÓRICO

La placa  bacteriana ha sido establecida como el factor etiológico primario para el inicio de la
enfermedad periodontal (1). Se ha visto que los patógenos periodontales son necesarios pero no suficientes para el desarrollo de la enfermedad y por tanto los factores sistémicos del huésped podrán afectar la progresión y severidad de la enfermedad (2), siendo las hormonas sexuales un factor importante  que influirá en la patogénesis de la enfermedad periodontal (3). Los efectos de las hormonas se reflejan en cambios fisiológicos y patológicos en la mayoría de tejidos del cuerpo incluyendo a los periodontales (4).

Los estrógenos y la progesterona tienen acciones biológicas diversas en la cavidad oral (5,6,7). Los estrógenos influyen en la citodiferenciación del epitelio escamoso estratificado y la síntesis y mantenimiento del colágeno (8). Los receptores de estrógenos se encuentran en el hueso y en los fibroblastos del periostio, de la lámina propia (9) y del ligamento periodontal (10), teniendo las hormonas por tanto, un efecto directo sobre los tejidos periodontales.

Clínicamente, pacientes con presencia de placa bacteriana y niveles disminuidos de estrógenos tienen una inflamación gingival incrementada respecto a pacientes con niveles de estrógenos normales (11). Esto sugiere que los mediadores inflamatorios pueden estar afectados por los niveles de estrógenos que pueden atribuirse a la producción de prostaglandinas. Por este motivo se cree que niveles circulantes normales de estrógenos pueden ser esenciales para la protección periodontal. De hecho la cantidad de estradiol circulante parece estar inversamente correlacionado con la prevalencia de enfermedad periodontal (12).

La progesterona es otra hormona que ha demostrado tener efectos directos sobre el periodonto. Es activa en el metabolismo óseo y puede jugar un rol importante en la reabsorción/formación de hueso (13).

Los factores que influirán sobre las hormonas que afectarán al periodonto son: el sexo, la edad, la pubertad, el ciclo menstrual,  el embarazo, la menopausia y los anticonceptivos .
El género juega un rol importante en los cambios de densidad ósea del cuerpo y las mujeres son afectadas más que los hombres (osteoporosis). Hombres y mujeres tienen la misma cantidad y calidad de bacterias subgingivales por lo que la patogénesis de la enfermedad periodontal entre sexos parece ser similar (14). De todas formas la disminución de estrógenos durante la menopausia produce una mayor pérdida de hueso alveolar y una disminución de la densidad ósea crestal y subcrestal (15).

En la pubertad los cambios en los niveles de hormonas se han relacionado con un aumento de la prevalencia de gingivitis seguido de una remisión, una situación que no se asocia necesariamente con un acúmulo de placa bacteriana (16). La microflora subgingival está alterada ya que las bacterias aumentan en cantidad y en calidad; hay un incremento de Prevotella intermedia (P.i) y especies de Capnocytophaga (17,18). La P.i posee la habilidad de sustituir los estrógenos y progesterona por vitamina K (esencial factor de crecimiento), este hecho explicaría la asociación entre elevadas concentraciones de estrógenos y de P.i (19).

Generalmente durante el ciclo menstrual el periodonto no exhibe cambios evidentes. Aún así, se han demostrado dos hallazgos clínicos frecuentes durante este periodo: sangrado gingival e incremento en la producción de exudado gingival (20,21)

Los estudios apuntan que hay una relación entre la menopausia y signos aumentados de enfermedad periodontal y reducción de altura de hueso alveolar. Las mujeres que tienen buena salud gingival/periodontal no deberían ser consideradas de riesgo de sufrir enfermedad periodontal, aunque estas condiciones fisiológicas pueden afectar la severidad de la enfermedad periodontal preexistente (8).

Los anticonceptivos inducen una condición hormonal que estimula un estado de embarazo para prevenir la ovulación. Los anticonceptivos actuales consisten en dosis bajas de estrógenos (30 μg/día) y/o Progestinas (1.5 mg/día) (21). La influencia de éstos sobre el periodonto no se limita a aumentar la inflamación y la cantidad de exudado gingival (22), también se han asociado a un aumento en la prevalencia de alveolitis seca posextracción (23) y acelerado de la progresión de la enfermedad periodontal cuando son usadas por largos periodos. Por contra, algunos autores no han encontrado influencias significativas sobre los parámetros clínicos periodontales al compararlos con pacientes control (24). Con las bajas dosis de anticonceptivos actuales, el riesgo mencionado ha disminuido y los anticonceptivos orales modernos pueden no afectar la respuesta inflamatoria de la encía a la placa bacteriana (25).


EMBARAZO

Durante el embarazo, los estrógenos y la progesterona están elevados debido a la continua producción de éstas por el cuerpo lúteo.
A finales del tercer trimestre, los estrógenos y la progesterona llegan a niveles plasmáticos elevados, de 10 a 30 veces superiores a los niveles observados durante el ciclo menstrual que de por si ya están aumentados (26,27).

Durante el embarazo la susceptibilidad a la infección periodontal aumenta debido a los cambios hormonales y a las alteraciones del sistema inmunitario (supresión de la actividad de las células-T (28), disminución de la quimiotaxis y fagocitosis de los neutrófilos, alteración de la respuesta limfocitaria y depresión de la producción de anticuerpos (29)). También pueden influir el estrés maternal crónico (30) e incluso las deficiencias nutricionales asociadas a las demandas incrementadas de la madre y el feto (31).

Estos cambios inmunitarios pueden ser también responsables de patologías periodontales observadas durante el embarazo tales como gingivitis del embarazo (32, 33, 34, 35, 36), granuloma del embarazo, periodontitis y caries (37). La síntesis aumentada de PGE2 observada cuando los estrógenos y la progesterona están elevadas puede contribuir a estos cambios patológicos (38).
Por otro lado, patógenos periodontales como Prevotella intermedia y Porphyromonas gingivalis pueden utilizar estas dos hormonas como fuente de nutrientes y factores de crecimiento. Estas bacterias están generalmente aumentadas en el fluido crevicular gingival de las embarazadas, hecho que está correlacionada positivamente con la severidad de la gingivitis del embarazo (39). El metabolismo alterado de las hormonas del embarazo en los tejidos gingivales facilitan la colonización del surco gingival por bacterias anaerobias. Esta situación microbiológica normalmente se mantiene después del parto (40) pero un autor reportó que Pi persistió después del embarazo (41).

Así, las embarazadas tendrán mayor susceptibilidad de padecer gingivitis (un 50% de las embarazadas experimentan una inflamación de leve a moderada), sangrado al sondaje (42), mayor profundidad de sondaje (42), fluido crevicular gingival aumentado (43) y el patrón microbiano subgingival específico. De todas formas, las embarazadas con buena salud oral y general, raramente experimentarán cambios gingivales significativos (44).
Histológicamente la encía inflamada de la embarazada no es diferente de una encía inflamada de una paciente no embarazada (45).
La severidad de la gingivitis experimenta una reducción parcial a los 2 meses posparto y después de 1 año la condición gingival es comparable a la previa al embarazo (46). Aún así, la encía no vuelve a su estado pre-embarazo mientras los factores locales sigan presentes y por eso debe tratarse.

GRANULOMA DEL EMBARAZO

Durante el embarazo pueden aparecer granulomas o tumores del embarazo y su prevalencia es de 1,8-5% (47) después del tercer mes del embarazo.
Es un agrandamiento gingival de aspecto tumoral, es una respuesta inflamatoria a la placa bacteriana modificada y aumentada por la condición de la paciente.
La gingivitis y los granulomas del embarazo son de causa bacteriana con lo que mejorando las medidas de higiene oral y eliminando los depósitos bacterianos pueden ser reversibles (33). Si no se eliminan los factores irritantes locales que las causan las lesiones pueden recidivar. Los granulomas del embarazo pueden reducirse de tamaño al finalizar el embarazo pero para eliminar la lesión inflamatoria residual se requiere la remoción de todos los depósitos y factores locales que promovieron su aparición.
Clínicamente, la lesión aparece como una masa esférica de tamaño variable que protruye desde el margen gingival, más comunmente desde el espacio interproximal y está adherido por una base pediculada (sésil). Tiende a expandirse lateralmente, de superficie lisa y es de color rojizo mostrando a menudo numerosos puntos violáceos profundos. Es una lesión superficial, no invade el hueso subyacente. La consistencia es variable, suele ser semifirme con diferentes grados de dureza. Es indolora a menos que interfiera con la oclusión o acumule detritus por debajo causando ulceración (47).

Histopatológicamente se presenta como una masa central de tejido conectivo con numerosos y difusos capilares y con un estroma moderadamente fibroso con variables grados de edema e infiltrado inflamatorio crónico. El epitelio escamoso estratificado está engrosado con diferentes grados de edema intra y extracelular, prominentes puentes intercelulares e infiltrado leucocítico. Aunque los hallazgos microscópicos son característicos no son patognomónicos, el granuloma del embarazo no es distinto histológicamente al granuloma piogénico el cual es de origen inflamatorio (47).

El segundo trimestre es el periodo más seguro para llevar a cabo cualquier tratamiento dental.
El objetivo de la terapia periodontal en el embarazo es minimizar la potencial respuesta inflamatoria exagerada a la placa bacteriana.
Las instrucciones de higiene oral deben ser enseñadas, reforzadas y monitorizadas durante todo el embarazo. Las profilaxis y raspados pueden llevarse a cabo a intervalos más cortos en pacientes susceptibles si son necesarios. La cirugía periodontal se aconseja posponerla a después del parto a menos que el tumor del embarazo interfiera con la masticación, sangre, supure con frecuencia o produzca molestias.


PRESENTACIÓN DEL CASO

Historia médica y dental:
La paciente acude a la Clínica odontológica de la UIC tres meses después del parto y su motivo de consulta es: “Tengo un bulto en la encía”. Tiene 34 años, no tiene antecedentes médicos ni familiares de interés y nunca ha fumado. No toma ninguna medicación y hace 4 años dejó de tomar anticonceptivos orales. Refiere que el supuesto granuloma del embarazo apareció al poco tiempo de estar embarazada y fue aumentando de tamaño paulatinamente. Después del parto su tamaño se estabilizó y no ha cambiado. La última visita al dentista y profilaxis dental fue hace 3 años y su régimen de higiene oral es de 1 vez al día (por la noche) con cepillo manual pero refiere dolor y sangrado en las encías, por lo que evita cepillarlas. No realiza higiene interproximal ni utiliza colutorios.

Examen gingival:
Hay presencia de inflamación gingival generalizada y un agrandamiento gingival vestibular en sectores anteriores. En la arcada superior, la encía aparece enrojecida, edematosa, brillante y con pérdida del festoneado, contorno y presencia de un supuesto granuloma del embarazo a nivel apical del 1.2. En la arcada inferior la encía es más fibrosa y los agrandamientos son más papilares (fig.1).         
                                                                                      

Image
 Fig.1 Foto Inicial
Examen radiográfico (fig.2):
Pérdida ósea inicial horizontal. El espacio del ligamento periodontal está aumentado y la lámina dura ausente.
Tratamiento endodóntico en 1.2.
Caries 1.1 mesial, 2.1 mesial y distal

Image
Fig. 2 Radiografías periapicales iniciales



Diagnóstico: Según clasificación del Workshop del 1999:
La paciente presenta una periodontitis crónica inicial generalizada asociada al embarazo. Presencia de un granuloma del embarazo a nivel del 1.2 y agrandamientos gingivales que producen pseudobolsas entre 2-6mm en el sector anterosuperior.
La etiología se basa en un componente sistémico (embarazo) y local: Acumulación de placa y cálculo a lo largo de la vida de la paciente y presencia de factores retentivos de placa como son las obturaciones mal ajustadas a nivel de los incisivos superiores.


Tratamiento:
Fase I: Instrucciones de higiene oral y control de placa: Índice de placa inicial (48): 80% e Índice de sangrado (49): 100%. Se realiza una profilaxis y raspado y alisado radicular por cuadrantes




Revaluación:
El índice de placa era del 22% y el de sangrado del 30%. Los agrandamientos gingivales anteriores y el granuloma persistieron a las 4 semanas de finalizada la fase I (fig.3) por lo que se decide proceder a su exéresis quirúrgica.

Image
Fig. 3 Foto revaluación

Fase II:

Se realiza una gingivectomía a bisel externo y una gingivoplastia de los agrandamientos. El granuloma se elimina por su base pediculada (fig. 4,5,6).

Image
Fig. 4  Diseño incisiones                                

Image
Fig. 5 Gingivectomía a bisel externo            
Image
Fig. 6 Gingivectomía finalizada



Cicatrización a la semana (fig.7):
Se aplicó gel de clorhexidina al 0,2% 2 veces al día.

Image
Fig. 7  Cicatrización una semana



Procesamiento de la muestra:
Posteriormente a su exéresis se sumerge el granuloma en formol al 10% (fig.8) y se manda a analizar.

Image
Fig. 8  Muestra en formol
                                         
      
Image 
Fig. 9 Informe de anatomía patológica


Control a los 6 meses: (fig.10)

- La paciente no acude a los controles periodontales.
- Los agrandamientos gingivales han recidivado.
- El control de placa es inadecuado y no se ha cambiado
 las restauraciones filtradas y desbordantes.

                                      
Image
Foto final, a los 6 meses


CONCLUSIONES

- No todos los pacientes y su periodonto, responderán igual a cantidades circulantes similares de hormonas del embarazo.
- La enfermedad periodontal no tratada previa al embarazo, la mala higiene oral y la presencia de factores retenedores de placa aumentó la severidad de la enfermedad desarrollando un granuloma y agrandamientos gingivales en el sector anterosuperior.
- En el embarazo, la presencia de progesterona altera la reacción inflamatoria a la placa bacteriana resultando en una gingivitis exagerada, así, la influencia de las hormonas sexuales puede ser minimizada con un buen control de placa.
- No hubo respuesta clínicamente significativa al tratamiento inicial con raspados.
- A los 6 meses de la cirugía, el agrandamiento gingival anterior recidiva. Las bolsas periodontales persisten ya que la paciente no continúa con el tratamiento periodontal necesario. Se puede apreciar un ligero aumento del diastema interincisivo tras 6 meses.
- El control de placa y un buen mantenimiento periodontal son decisivos para el éxito de cualquier tratamiento periodontal y asimismo para evitar la recidiva de agrandamientos gingivales del embarazo.



REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Löe, H., Theilade, E. & Jensen, B. (1965) Experimental gingivitis in man. Journal of Periodontology 36, 177–187.

2. Lang, N. P., Kiel, R. A. & Anderhalden, K. (1983) Clinical and microbiological effects of subgingival restorations with overhanging or clinically perfect margins. Journal of Clinical Periodontology 10, 563–578.

3. Mariotti, A. (1994) Sex steroid hormones and cell dynamics in the periodontium. Critical Reviews in Oral Biology and Medicine 5, 27–53.

4. Gornstein, R. A., Lapp, C. A., Bustos-Valdes, S. M. & Zamorano, P. (1999) Androgens modulate interleukin-6 production by gingival fibroblasts in vitro. Journal of Periodontology 70, 604–609.

5. Lundgren, D. (1973a) Influence of estrogen and progesterone on exudation, inflammatory cell migration and granulation tissue formation in preformed cavities. Scandinavian Journal of Plastic and Reconstructive Surgery 7, 10–14.

6. Lundgren, D., Magnusson, B. & Lindhe, J. (1973) Connective tissue alterations in gingivae of rats treated with estrogen and progesterone. A histologic and autoradiographic study. Odontologisk Revy 24, 49–58.

7. Lopatin, D. E., Kornman, K. S. & Loesche, W. J. (1980) Modulation of immunoreactivity to periodontal disease-associated microorganisms during pregnancy. Infection and Immunity 28, 713–718.

8. Amar, S. & Chung, K. M. (1994) Influence of hormonal variation on the periodontium in women. Periodontology 2000 6, 79–87.

9. Aufdemorte, T. B. & Sheridan, P. J. (1981) Nuclear uptake of sex steroids in gingiva of the baboon. Journal of Periodontology 52, 430–434.

10. Nanba, H., Nomura, Y., Kinoshita, M., Shimizu, H., Ono, K., Goto, H., Arai, H., Takigawa, M. & Murayama, Y. (1989b) Periodontal tissues and sex hormones. Effects of sex hormones on metabolism of fibroblasts derived from periodontal ligament. Nippon Shishubyo Gakkai Kaishi 31, 166–175.

11. Reinhardt, R. A., Payne, J. B., Maze, C. A., Patil, K. D., Gallagher, S. J. & Mattson, J. S. (1999) Influence of estrogen and osteopenia/osteoporosis on clinical periodontitis in postmenopausal women. Journal of Periodontology 70, 823–828.

12. Plancak, D., Vizner, B., Jorgic-Srdjak, K. & Slaj, M. (1998) Endocrinological status of patients with periodontal disease. Collegium Antropologicum 22 (Suppl) 51–55.

13. Gallagher, J. C., Kable, W. T. & Goldgar, D. (1991) Effect of progestin therapy on cortical and trabecular bone: comparison with estrogen. American Journal of Medicine 90, 171–178.

14. Schenkein, H. A., Burmeister, J. A., Koertge, T. E., Brooks, C. N., Best, A. M., Moore, L. V. & Moore, W. E. (1993) The influence of race and gender on periodontal microflora. Journal of Periodontology 64, 292–296.

15. Payne, J. B., Reinhardt, R. A., Nummikoski, P. V. & Patil, K. D. (1999) Longitudinal alveolar bone loss in postmenopausal osteoporotic/osteopenic women. Osteoporosis International 10, 34–40.

16. Sutcliffe, P. (1972) A longitudinal study of gingivitis and puberty. Journal of Periodontal Research 7, 52–58.

17. Yanover, L. & Ellen, R. P. (1986) A clinical and microbiologic examination of gingival disease in parapubescent females. Journal of Periodontology 57, 562–567.

18. Gusberti, F. A., Mombelli, A., Lang, N. P. & Minder, C. E. (1990) Changes in subgingival microbiota during puberty. A 4-year longitudinal study. Journal of Clinical Periodontology 17, 685–692.

19. Kornman, K. S. & Loesche, W. J. (1982) Effects of estradiol and progesterone on Bacteroides melaninogenicus and Bacteroides gingivalis. Infection and Immunity 35, 256–263.

20. Kribbs, P. J. (1990) Comparison of mandibular bone in normal and osteoporotic women. Journal of Prosthetic Dentistry 63, 218–222.

21. Brown, C., Ling, F. & Wan, J. (2001) Effect of a new monophasic oral contraceptive on perimenstrual symptoms. Obstetrics and Gynecology 97, S9.

22. Pankhurst, C. L., Waite, I. M., Hicks, K. A., Allen, Y. & Harkness, R. D. (1981) The influence of oral contraceptive therapy on the periodontium – duration of drug therapy. Journal of Periodontology 52, 617–620.

23. Catellani, J. E. (1979) Review of factors contributing to dry socket through enhanced fibrinolysis. Journal of Oral Surgery 37, 42–46.

24. Moshchil, A. I., Volozhin, A. I., Smetnik, V. P., Kangel'dieva, A. A. & Iureneva, S. V. (1991) Status of tissue mineralization and the periodontium in women with impaired ovarian function. Akusherstvo i Ginecología 10, 71–74.

25. Preshaw PM, Knutsen MA, Mariotti A. Experimental gingivitis in women using oral
contraceptives. J Dent Res 2001;80:2011-2015.

26. Zachariasen, R. D. (1989) Ovarian hormones and oral health: pregnancy gingivitis. Compendium 10, 508–512

27. Mariotti, A. (1994) Sex steroid hormones and cell dynamics in the periodontium. Critical Reviews in Oral Biology and Medicine 5, 27–53.

28. Taylor, D. D., Sullivan, S. A., Eblen, A. C. & Gercel-Taylor, C. (2002) Modulation of T-cell CD3-zeta chain expression during normal pregnancy. Journal of Reproductive Immunology 54, 15–31.

29. Zachariasen, R. D. (1993) The effect of elevated ovarian hormones on periodontal health: oral contraceptives and pregnancy. Women Health 20, 21–30.

30. Culhane, J. F., Rauh, V., McCollum, K. F., Hogan, V. K., Agnew, K. & Wadhwa, P. D. (2001) Maternal stress is associated with bacterial vaginosis in human pregnancy. Maternal Child Health Journal 5, 127–134.

31. Wellinghausen, N. (2001) Immunobiology of gestational zinc deficiency. British Journal of Nutrition 85 (Suppl 2), S81–86.

32. Loe, H. & Silness, J. (1963) Periodontal disease in pregancy. I. Prevalence and severity. Acta Odontologica Scandanavia 21, 533–551.

33. Silness, J. & Loe, H. (1964) Periodontal disease in pregnancy. II. Correlation between oral hygiene and periodontal condition. Acta Odontologica Scandanavia 22, 121–135.

34. Miyazaki, H., Yamashita, Y., Shirahama, R., Goto-Kimura, K., Shimada, N., Sogame, A. & Takehara, T. (1991) Periodontal condition of pregnant women assessed by CPITN. Journal of Clinical Periodontology 18, 751–754.

35. Machuca, G., Khoshfeiz, O., Lacalle, J. R., Machuca, C. & Bullon, P. (1999) The influence of general health and socio-cultural variables on the periodontal condition of pregnant women. Journal of Periodontology 70, 779–785.

36. Soory, M. (2000a) Hormonal factors in periodontal disease. Dentistry Update 27, 380–383.

37. diLauro, F. & Tartaro, S. (1971) Effect of pregnancy on the oral cavity. Archivio Stomatologico 12, 241–247.

38. Offenbacher, S., Odle, B. M., Gray, R. C. & Van Dyke, T. E. (1984) Crevicular fluid prostaglandin E levels as a measure of the periodontal disease status of adult and juvenile periodontitis patients. Journal of Periodontal Research 19, 1–13.

39. Tsai, C. C. & Chen, K. S. (1995) A study on sex hormones in gingival crevicular fluid and black pigmented bacteria in subgingival plaque of pregnant women. Gaoxiong Yi Xue Ke Xue Za Zhi 11, 265–273.

40. Raber-Durlacher, J. E., van Steenbergen, T. J., Van der Velden, U., de Graaff, J. & Abraham-Inpijn, L. (1994) Experimental gingivitis during pregnancy and post-partum: clinical, endocrinological, and microbiological aspects. Journal of Clinical Periodontology 21, 549–558.

41. Jonsson, R., Howland, B. E. & Bowden, G. H. (1988) Relationships between periodontal health, salivary steroids, and Bacteroides intermedius in males, pregnant and non-pregnant women. Journal of Dental Research 67, 1062–1069.

42. Miyazaki, H., Yamashita, Y., Shirahama, R., Goto-Kimura, K., Shimada, N., Sogame, A. & Takehara, T. (1991) Periodontal condition of pregnant women assessed by CPITN. Journal of Clinical Periodontology 18, 751–754.

43. Hugoson, A. (1971) Gingivitis in pregnant women. A longitudinal clinical study. Odontologisk Revy 22, 65–84.

44. Amar, S. & Chung, K. M. (1994) Influence of hormonal variation on the periodontium in women. Periodontology 2000 6, 79–87.
45. Maier, A. W. & Orban, B. (1949) Gingivitis in Pregnancy. Oral Surgery, Oral Medicine, Oral Pathology 2, 334.

46. Cohen, D. W., Friedman, L., Shapiro, J. & Kyle, G. C. (1969) A longitudinal investigation of the periodontal changes during pregnancy. Journal of Periodontology 40, 563–570.

47. Tiilila, I. (1962) Epulis gravidarum. Thesis. Proceedings of Finnish Dental Society 58, Suppl.I.

48. O'Leary, T. J. (1967) Periodontal diagnosis. Journal of Periodontology 38, 617–624.

49. Ainamo J, Bay I. Problems and proposals for recording gingivitis and plaque. Int Dent J. 1975 Dec;25(4):229-35.

50. F A. Carranza: M J. Newman; H H Takei. Carranza’s Clinical periodontology. 9th Edition: Chapter 37, pg: 519)

< Anterior   Siguiente >
Estáis conectados:
Tenemos 12 visitantes en línea
PROGRAMAS ONLINE
Máster en Endodoncia OL
Diploma en Endodoncia OL
Máster en Estética OL
Diploma en Estética OL
MÁSTER PRESENCIAL
Odontología Estética
Endodoncia
Implantología
Odontopediatría
Ortodoncia
Periodoncia
Prostodoncia
Investigación
invitados0506.gif
Video del mes