Todos los saberes tienen un referente iniciado generalmente por una persona avanzada a su tiempo, estableciendo unos principios casi siempre contrarios a la concepción de su época, pero aceptados irreversiblemente con posterioridad poniendo al tiempo como juez incuestionable. Permítanme que les acerque al personaje más insigne que ha tenido la odontología. Se trata del dentista francés Pierre Fauchard (1678-1761), padre de la odontología científica, convirtiendo por primera vez esta práctica entonces “amateur”, en una verdadera profesión. La obra de Pierre Fauchard es desconocida más allá de los ámbitos propiamente odontológicos, circunstancia que explica la escasa trascendencia que ha tenido en los programas formativos de enseñanza y en los medios de comunicación, en consonancia con la falta de popularidad que siempre ha tenido la odontología entre la opinión pública. Todos tenemos un cierto conocimiento de los personajes que más han influido en el desarrollo de la ciencia y del saber, como por ejemplo Isaac Newton (1642-1727), François “Voltaire” (1694-1778), Charles Darwin (1809-1882), Sigmund Freud (1856-1939), Albert Einstein (1879-1955), Le Corbusier (1887-1965)..., preciados todos ellos como los grandes iniciadores de la modernidad; pero hemos de reconocer también la labor llevada a cabo por Pierre Fauchard, contemporáneo y amigo de François “Voltaire”, como el introductor de la odontología así como la conocemos actualmente, eludiendo cualquier comparación con otros personajes, pero también sin menospreciar la relevante aportación científica y humanística que nos ha impregnado a todos los dentistas. Su obra magna “Le chirugien dentiste; ou traité des dents”, significó la sistematización de la odontología moderna que actualmente conocemos y que hacemos servir para tratar a nuestros pacientes. La anatomía, las malformaciones dentarias, la caries, la prótesis dental, la prevención oral, los empastes de los dientes, el cepillado de encías y dientes, son algunos de sus conceptos que siguen vigentes más de dos siglos y medio después. Su aceptación y su reconocimiento son, al día de hoy, universales y no hay ninguna Facultad de Odontología mundial que no destaque sus avances científicos y sus valores humanos.

      La profesión odontológica nunca ha olvidado la obra y la relevancia de Pierre Fauchard, bautizando con su nombre a la principal organización dental que existe en el mundo, la Pierre Fauchard Academy, una institución honorífica fundada el año 1936 en Minnesota por el dentista Elmer S. Best, preocupado por la investigación de los conocimientos y su aplicación con la máxima dignidad y profesionalidad, incorporando en sus filas a los investigadores, a los profesores y a los dentistas más relevantes de la odontología mundial, pensando en los principios éticos, científicos y honoríficos que siempre estuvieron presentes en las actuaciones de Pierre Fauchard. Actualmente hay más de cien academias asociadas repartidas por los cinco continentes, con más de 7.000 académicos. La Academia Pierre Fauchard Española representa la única organización dental del Estado Español de estas características, agrupando al centenar de dentistas que mas han destacado en los diversos campos de la odontología entre los más de veinte mil que forman parte de la organización colegial española. Al no existir ninguna academia de odontología, ni en el Instituto de España ni en ninguna otra organización similar, la Academia Pierre Fauchard Española tiene una gran responsabilidad y una destacada relevancia en la profesión odontológica, otorgando importantes premios a los estudiantes de odontología, participando activamente en la publicación de la revista científica Dental Abstracts, organizando forums científicos destacados e influyendo decisivamente en las nuevas tendencias de la odontología actual. Asimismo, la Reunión Anual de sus miembros representa la actividad académica más notoria.

      La relevancia del dentista Pierre Fauchard y de la Academia que lleva su nombre, han de ser consideradas así como se merecen, cualificando con su contribución a la odontología actual, con el rigor científico y la profesionalidad que permiten unos tratamientos dentales predecibles gracias al esfuerzo y a la capacidad innovadora de la academia que con tanto honor dedica. Difundir todo lo que representa la figura de Pierre Fauchard y el reconocimiento que la Pierre Fauchard Academy le profiere en todo el mundo, nos acerca a la esencia de la odontología científica moderna al servicio de nuestros ciudadanos, últimos beneficiarios de su obra.

   Leopoldo Forner Navarro. Presidente.
   Pere Riutord Sbert. Secretario.